martes, marzo 06, 2007

Cosas indispensables para enseñarle a un hijo


Sin ningún tipo de descarga hormonal subyacente, llevo tiempo pensando en las cosas fundamentales que se le deben enseñar a un hijo para darle herramientas prácticas para afrontar la vida. ¡Atención, no hablo de valores aquí, eso lo dejo para otro post!.

Mi lista está incompleta y tal vez no sea la mejor, pero es mi lista y bueno, con el tiempo la iré completando, viendo las experiencias ajenas y cómo evoluciona la sociedad y ¡la tecnología pues!

En fin, esta es mi listica, y pido colaboración de mis iluminados amigos blogueros que seguro tienen cosas interesantísimas que agregar:

1) Mecanografía: ¡qué cosa tan buena escribir rapidísimo y sin ver las teclas! lo aprendí a los 12 años y prácticamente todos los días vuelvo a agradecer internamente la buena iniciativa de mi madre de mandarme a teclear como una condenada. Además, es una segunda "profesión" que le puede dar de comer en algún momento de la vida, si la cosa se complica.

2) Idiomas: por supuesto Inglés, mejor si también Francés u otro que le guste, que esté de moda o que sea productivo. Pero por ahora el Inglés es un must hasta que los chinos dominen el mundo.

3) Primeros Auxilios y rescate: nada como puyarse un dedo y saber exactamente qué hacer y qué no hacer. ¡Se ha muerto tanta gente por Tétanos!

4) Análisis Transaccional: es demasiado importante comprender el mundo y saber hacer amiguitos y no dejarse pisar. ¡Viva el éxito social!

5) Etiqueta y protocolo: nada de ser un rancho y no saberse comportar, o bueno, que por lo menos tengan la opción de saber qué se siente "quedar bien" y luego desechen todo eso y se metan a irreverentes, jejeje.

6) Cualquier deporte que gusten, pero ¡algo!: los chamos ahora son unas morsas, y eso es terrible. Leía por ahí en Selecciones que se ha triplicado la obesidad infantil porque puro ven televisión. Por lo menos que naden unos meses para que aprendan a flotar si en el futuro se caen de su yate.

7) Lectura, mucha lectura: eso es como ponerle el cascabel a un gato, pero qué lindo un niño que tenga un libro en la mano. No pido que lea Astrofísica, pero bueno, ahora hay la mar de cuentos infantiles.

8) Aunque sea "a juro" pero que se lean "Padre Pobre, Padre Rico": basta de pobres en la familia, que se activen los genes financieros con la magia de este libro, jejeje.

9) Aprender a perdonarse: aunque no lo crean, existe una receta para eso, y está en el libro "La Paradoja" (no recuerdo el autor ahora).

10) Descubrir sus habilidades y potenciarlas: otro librito por ahí para eso es Now Discover Your Strenghts, de Cliffton & Buckingham, edit: Gallup & Robinson. Si yo lo hubiera leído antes, ¡cuánto trabajo me hubiera ahorrado!.

11) Defensa Personal: ¿cansado de que a los chamos le peguen en el colegio? ¿no sabes qué hacer para que aprendan a defenderse? ¿qué tal un curso de Defensa Personal?. Todo sea por lograr que el chamo aprenda a torcer dedos para "hacerse respetar" sin que lo pille la maestra.

Diossssssssss, ¡qué cantidad de cosas! ¿no? pero bueno, para eso hay años de años, y a la final uno hace planes y planes y con cumplir un 30% vas "caballo blanco". En fin, entonces mejor que la lista sea laaaaaaaaaaaarga, para que por lo menos en tu proyecto de padre-modelo, jejeje, les logres enseñar una o dos a la larga y que perduren...

15 comentarios:

luis dijo...

Y se puede saber ¿a que hora ellos pueden ejercer de niños?

Monique! dijo...

Jejeje, efectivamente me asaltó también esta pregunta, pero saqué cálculos fáciles, a 3 meses cada actividad, y les sobran como 10 años de niñez a cada uno, ufffff.

Además, a diferencia de cierta república bananera, aquí en Futurolanda se respetan las libertades ciudadanas -de los infantes en este caso-, total, ¿qué carajito se va a calar tanta v... a menos que le guste de corazón?

Slds

RomRod dijo...

jeje te pelaste en la primera. Con la internet y el uso extensivo de una pc en casa no hace falta. Los carricitos aprenden solos y mucho más rápido de lo que te imaginas. Creo que aprenden a usar el teclado y el mouse primero que la caligrafía. Yo creo que debes sustituir "mecanografía" por la abandonada "caligrafía".
Saludos!

Lindisima dijo...

Buenas sugerencias, yo tengo dos chiquitines, ya tenia algo pensado con esto aumento más sus opciones, un besito.

La Flaca Simplona dijo...

Ay! Quedé como agobiada... qué paso con las tradicionales clases de fútbol o pintura? No era como más sencillo?

Saludos!

Evelyn dijo...

Amiga muy buen post!!!
Aunque estoy de acuerdo con Romrod, creo que deberíamos enseñar más bien caligrafía...
Y también apoyo a Luis y a la Flaca simplona: faltan algunas cosas que despierten la creatividad además de la lectura...
Y me parece muy bien que estés haciendo estas cosas, así sabré que están bien cuidados mis chamos cuando se queden con su madrina!

Bexza dijo...

jajaja buen post chamaca... pasate por el blog donde colaboro, es mucho lo que puedes aportar, esta en mi sidebar...
La tarea de ser padres es largaaaa! es una asignacion de dios q no termina nunca!...asi q pidamos luz para defendernos!jajaja

Saludos violetas amiguis!

Monique! dijo...

¡Hey chicos! acepto sugerencias, ¿qué cursos/actividades sugieren para la creatividad? ¿y para otras cosas?

Slds

Doctora Yvonne dijo...

Me parece importante enseñarles a relacionarse con la gente, una especie de cursillo de relaciones públicas.

Lo mejor es observar al chiqulin, tratar de ver cuáles son sus cualidades y en función de eso, estimularlo en algunas cosas y desestimularlo en otras.

Este post me hace acordar a una vieja frase:
"Cuando no tenía hijos, tenía 7 teorías acerca de cómo educarlos. Ahora tengo siete hijos y sólo una teoría: ámalos, sobre todo cuando menos se lo merezcan"

zapa celeste dijo...

uyyy... hoy justo cumple años mi hijo...
tendré en cuenta tus sugerencias,,,pero realmente no creo que a él le guste..
:
Un abrazo

Anónimo dijo...

yo diria que eso se ve demasiado sistemático. Te voy a decir algo, los padres tienden a trasladar, complejos, culpas y frustraciones a los hijos. Y esa agendita que propones es de librito: la madre o el padre que por ABCD razones no tuvieron una infancia llena de actividades, por carencias económicas o falta de tiempo de los padres. Yo no se que haré con mis hijos (en 6 meses nace el primero) pero de lo que estoy seguro es que nunca les voy a forzar la agenda por mas que me parezca imprescidible que sepa esto o aquello. Ni mucho menos saturarle su vida con cosas y personas que finalmente no le interesan. Desde que tenga uso de razón que el aprenda a escoger su camino pero jamás el que yo o su madre le inpongan

Monique! dijo...

Muy válido lo que propones Anónimo, pero tranquilo, la próxima vez no tienes que escribirlo de incógnito... aquí cabemos todos.

Me permito disentir un poquito... si bien es cierto que no debemos saturar a los chamos (estoy TOTALMENTE de acuerdo), siempre es bueno guiarlos un poco.

Ejemplo: yo ni loca hubiera estudiado Mecanografía por simple gusto, pero cada día de mi vida lo agradezco, así de simple.

Si bien es cierto que la opinión de los niños cuenta -y mucho-, ellos no tienen su criterio completamente formado. Dejarlos hacer lo que les plazca, incluso a nivel de su formación, es buen plan, pero en su justa medida.

Si resulta que el carajito quiere todo el día estar jugando fútbol, ¿lo vas a dejar incluso a costa de que no vaya a clases? El Inglés es super importante, es un must hoy por hoy. ¿No le inculcarías que estudie por lo menos 3 meses a ver si le agarra el gusto?

Eso es otro punto, ¿cómo saber si le gusta si nunca lo ha experimentado? recordemos que ellos vienen en 0, y que tienen que experimentar varias cosas para ver qué les gusta y qué no.

Ahora, lo del mini-análisis psicológico que te lanzas... bueeeeno, razones puede haber miles...

Mi librito no es de quien tuvo carencias, más bien agradezco que mi formación ha sido lo mejor que pudieron darme mis padres con sus recursos, y es buena, vaya que sí.

¿Frustaciones? miles... ¿complejos? miles, pero si te digo algo es que "el peor intento es el que no se hace" y que le agradezco muchísimo a mi madre que me haya guiado, y que en momentos en que estaba de lo más sibarita, haciendo simplemente lo que me placía me haya dicho "esta es mi casa y mientras vivas aquí se hace lo que yo diga" o "yo te pago los estudios, pero si quieres rumbear trabaja".

Ahora, "cosas que finalmente no les interesen" ¿quién puede asegurarlo?. Oye, si no le gustan están en su sano derecho de no hacerlas, yo sólo les pediría de 1 a 3 meses de experimentación a ver si le agarran el gustico y listo.

Hablando de Psicoanálisis, ¿qué te obligaron a estudiar a tí que estás tan reacio?

Un anónimo abrazo

Monique

Rita dijo...

Hola Monique!
Yo sugeriría algún arte (incluyendo la fotografía) los sensibiliza y les despierta la creatividad.
También crearle buenos hábitos de nutrición y enseñarles a manejar el tiempo.
Me causaron mucha gracia los comentarios que pretenden que todo lo que plantea Monique es para hacerlo al mismo tiempo. Evidentemente es para repartirlo durante toda la niñez y parte de la adolescencia. Ademas, muchos de sus puntos son simplemente libros para leer y reflexionar. Mientras más opciones brindes, más preparados estarán. Y, ¿cuál es la función primordial de un padre si no es abrirle las puertas del mundo a tus hijos?

Ade dijo...

Estoy de acuerdo contigo Monique, esas cosas se van logrando poco a poco, entre juegos y clases. Y que me dices de la cocina, para mi es importantisimo y como te abré las puertas...
Y la taquigrafía, hoy dia se sustiyuye con un aparatico de esos maravillosos, me quedo con la mecanografia porque todavia no han sustituido el teclado, o si?.
La música es muy importante, abre la inteligencia..
Pero todo muchas veces se queda en buenos pensamientos porque cuando vas a la realidad te encuentras con una pared de obstáculos y falta de tiempo o con un joven rebelde que nada quiere.
Un beso Adela

BrainX dijo...

También hay que enseñarle a cambiar su comportamiento dependiendo de la situación, como el camaleon pues.

Entre esas cosas algo llamado "ingeniería social" a veces salva vidas... No hace mucho un buen "malandreo" evitó que me echaran una robada, pero no fue un malandreo comun y corriente: convencí al ladrón de que no le convenía robarme en ese momento.

Saluts.