domingo, marzo 11, 2007

Amor al 41%

- ¿Acabas de empezar una relación? ¿todo bien?
- ¡Sí! efectivamente, todo bello y precioso, me siento espectacular y tengo full expectativas.
- ¡Ah! entonces, si midiéramos eso, ¿podríamos decir que tu "índice de bienestar" está al 100%?
- ¡Eh! ¡qué cosas tan raras dices!, pero sí, se podría decir eso... que mi bienestar está al 100%.
- Y si las cosas se empiezan a deteriorar, ¿cuánto aguantas porcentualmente? es decir, ¿cuánto admitirías que baje ese 100%?
- Bueh... supongo que máximo un 20%, porque de allí para abajo la relación se vuelve un infierno y ya no es lo que yo quería, es decir, hablando como tú toda técnica, "ya no satisface mis expectativas".

***************************************************

Eso es lo que suele pasar en la mayoría de las relaciones, uno empieza excelente y se fija inconscientemente unas medidas de bienestar mínimo, por debajo del cual ya estaría dispuesta a "mandar pa'l coño" a la pareja por no dar la talla.

- "Por debajo del 80% ya no me sirve y le corto las patas, no es lo que yo buscaba, se transformó en algo mediocre"

Ahora, ¿qué pasa en el camino? ¿por qué vemos tantas parejas pisoteadas y con cero autoestima remanente?

Sucede algo vulgarmente llamado "Efecto Acostumbramiento", es decir, pasa el tiempo y vas admitiendo menores niveles de rendimiento, peor desempeño, etc., simplemente porque te acostumbras y entonces...

... empiezas a mover hacia abajo los límites iniciales que habías planteado recién empatado. Entonces, tu 100% inicial ya no es el punto de partida para cuantificar, y el 80% lo bajas paulatinamente a menores niveles... 60%; 50%; 45%...

- ¡No vale, eso no me pasaría a mí! Estás como loca, yo estoy extremadamente clara de lo que me voy a calar y lo que NO me voy a calar...
- ¿Has oído de la paradoja de la rana hervida?

- ¡Coño Monique! ¿con qué me vas a salir ahora? ¡Tus amigos Biólogos te están tostando el cerebro!
- No, para nada, la paradoja de la rana hervida se aplica en muy diversos ámbitos, especialmente el gerencial cuando se abordan temas de Recursos Humanos, ¡Párame bolas!...

La Paradoja de la Rana Hervida

Figúrate lo siguiente: tú tienes dos ranas y dos ollas con agua. Una la pusiste al fuego hace 20 minutos, y ya está burbujeando; la otra la acabas de poner y el agua está fría.

Agarramos la primera rana y la lanzamos al agua hirviendo... ¡Zas! brinca rapidísimo de la olla pa' fuera y se salva...

Ahora, la otra rana, la metemos en el agua cómodamente fría, pero ésta se empieza a calentar, y la pobre rana, por efecto acostumbramiento no se entera de la subida de temperatura hasta que está cocinada... triste final.

... El hombre es un animal de costumbre... y la mujer también... los dos en fin...

************************************************

- Muy dramático todo lo que me dices, ¡descubriste el agua tibia! ¿y a dónde quieres llegar con todo esto?
- Bueno, resulta que, cuando ya has bajado muchísimo tu "Índice de bienestar", digamos a un 48%, llega un momento en que te arrechas y dices "ya está bueno, yo no me voy a estar calando estas vainas de nadie, y menos de mi pareja, si mi índice de bienestar baja a 40%, entonces le corto las patas".
- ¡Muy bien pensado vale! ¡Uno no está para andarse calando vainas de la gente que supuestamente te quiere y lo que hace a la final es deprimirte y herirte! ¡Hay que ponerse límites!.
- Cierto, y justamente esa decisión es la maléfica causa de tantas parejas destructivas, con patrones sado-masoquistas.
- ¿Cómo va a ser, si acabamos de ver que esta gente decide ponerle un parado a las cosas? ¿no es lo que hay que hacer, pues?

***************************************************

El problema es que muchas veces fijamos como límite inferior un nivel de bienestar que sabemos que la otra persona no se atreverá a pisotear, digamos un 40%. "Si este pendejo me hace bajar a menos de 40% terminamos". ..

Sin embargo, muchas veces ese 40% nunca llega, y nos quedamos viviendo un infierno al 41%, donde no estamos para nada felices, ni nos sentimos bien, ni somos mejores personas, ni contribuímos a que nuestra pareja sea mejor persona, pero como no hemos bajado el 1% que falta para llegar a 40%, nos quedamos sin hacer nada, cobardemente.

Estamos "reptando" en una relación de pareja que es solamente un 41% de lo que inicialmente era, y no nos atrevemos a cortar, a terminar esa relación patológica, porque "no hemos llegado a estar en 40%".

Resultado: somos muy infelices, estamos detenidos en el tiempo, la relación es muy destructiva, pero no nos vamos porque no hemos cruzado el límite... tal vez nunca lo crucemos, porque hay parejas en que se llega a un nivel estable de sufrimiento y no se avanza ni se retrocede.

La gran pregunta es: ¿estás dispuesto a vivir al 41%? ¿se te olvidó lo pleno que es vivir a 100% o a 90%? ¿quieres un 41% para tu vida?

Dedicado a varios amigos y amigas, y a quien lo necesite...

Un abrazo...

7 comentarios:

luis dijo...

Hace mas años de los que quiero recordar, lei un librito, ni largo es. Llamado "el arte de amar" es del sicoanalista eric fromm.
Para mi es un libro clave, y me lo recuerdo claramente. en esa etapa, la adolencencia es indispensable leerlo.
Pero tambien lo es.
Dice algunas de las cosas que tu dices. pero tambien explica cual es la razon, por la cual las personas se quedan encadenas a relaciones que no las satisface o inclusive dañinas.
la base de su razonamiento es que uno no puede amar al otro sin antes amarse a si mismo. Que no puedes respetar al otro sin antes respetarte tu ¿pero como se hace para respetarse uno mismo? o amarse de verdad a uno mismo? bueno te recomiendo ese libro. de verdad verdad. Aprenderas muchisismas cosas. de ti misma.
Muchos de los libros que recomiendas como en el anterior post tiene relacion con el libro de fromm, fue escrito (creo) a finales de los 40 o principios de llos 50, sin embargo no ha perdido vigencia.
es mas , es ahora cuando mas vigencia tiene, cuando tenemos amistades modulares y relaciones modulares he intercambiables, cuando lo efimero se aduea de nuestro mundo y sentimos un desapego tanto a nosotros mismos, como a los demas. cuando vemmos al otro mas como herramiento, o mas bien de manera funcional (¿que puedo lograr de este?¿Como me beneficia estar con este? etc)en vez de como persona.
vale la pena leerlo, es uno de esos libros para sentir una epifania

Monique! dijo...

Efectivamente Luis, Fromm es uno de mis pilares. Voy a releerlo porque fue hace como 10 años que lo leí, pero algo queda...

Hablando de quererse a sí mismo, no hay nada como entender los roles que uno termina jugando cuando tienes patologías en tu amor propio; puedes indistintamente, fungir de amante (que todo lo da) o de amado (que todo lo recibe).

Me gusta mucho complementar esto con Análisis Transaccional, increíble lo que puedes reflexionar y deducir cuando conjutas las enseñanzas de los dos "Erics", Fromm y Berne (también Eric).

Hay una versión criolla de AT llamada "La persona más importante de tu vida eres tú", que es una delicia. Si lo ves en la calle ni lo pienses y cómprala enseguida.

Fijate que el masoquista, el amante, juega "yo solo trato de ayudarte" y "patéame", la mayor parte del tiempo. El amado suele jugar "te agarré desgraciado".

Volviendo al tema de quererse a uno mismo, excelente resumen te dan en Tus Zonas Erróneas, en una simple frase que dice: ¿qué valor tendría el amor que ofrezco si estoy convencido que yo no valgo nada?...

Todo esto es divino, para quien gusta de entender a las gentes.

Slds

Monique

luis dijo...

tratare de conseguir esos libros. Muchas gracias.

Acus dijo...

Plas, plas, plas, plas (aplausos).

El arte de amar, sí, un libro interesante.

¡Saludos!

martis dijo...

'Tas muy intensa de nuevo. ¿Reevaluando? ojo con esos límites, que no sean una excusa para buscar una salida fácil de algo que es bueno, y solo requiere trabajo... y ojo con esos límites que no sean tan bajos para evitar ver la realidad inevitable de que la relación se agotó.
Besitos.

Ade dijo...

Como siempre muy interesante el análisis. Despues de mas de 30 años de matrimonio te puedo decir que esto es una Montaña Rusa, que es imposible medir las situaciones por porcentajes y que a medida que pasa el tiempo te vas enrrollando en mas y mas cosas y cuando ves se acabo la vida...
Un abrazo Adela

Andy dijo...

Casi todos vivimos al 40%
La cosa es intentar subir el porcentaje

Dia a dia

Gracias por las palabras