miércoles, enero 10, 2007

Nuestro futuro literario y la pequeña Lulú


Ah... ya lo sé... se están preguntando qué me fumé hoy para mezclar nuestras ambiciones literarias con una de las comiquitas del pasado remoto -que nos reafirma como treintones...-

Pues déjenme decirles que La Pequeña Lulú es la última creación de Bob Young, el padre de Red Hat, archienemigo de Windows en código abierto, ¡ja!.

Francesco Sandulli, catedrático de la Universidad Complutense de Madrid, afirma que: “la clave es que, al igual que cuando queremos buscar algo en Internet se nos pasa por la cabeza Google, cuando queramos vender unos discos viejos se nos pasa por la cabeza eBay, cuando queramos satisfacer nuestra vanidad creadora escribiendo un libro, nos dirijamos a Lulu.com, en lugar de a BookSurge, iUniverse, o Xlibris, incluso cuando alguno de éstos puedan resultarnos más convenientes como autores”.

Citando del excelente artículo de Wharton University: "el autor es quien decide cuánto quiere cobrar por su obra; Lulu.com sólo percibe un canon sobre cada ejemplar vendido, que suele rondar el 20%. También es el autor quien decide el tipo de copyright que desea, entre el amplio abanico que le ofrece Young. Incluso, tiene la posibilidad de añadir sus propias condiciones al modelo clásico de copyright. De este modo, él siempre es titular de sus derechos como padre de la obra y, si lo desea, puede publicarla en otros soportes".

Se trata de despertar al autor que llevamos dentro y darle duro a las teclas...

3 comentarios:

XtremeVJ dijo...

Pues vaya anarquía que ha resultado Internet. Hermosa anarquía. Interesante lo de Lulu.com y no había leído sobre ello y mira que navego a diario varias horas.

Jesús Nieves Montero dijo...

Interesante el dato, aunque haría una aclaratoria: después de 10 años escribiendo y cinco dando talleres de escritura creativa creo que hay un trechito antes de darle duro a las teclas, publicar y demás...

así que valga la cuña, antes de lulú, instituto icrea

salud!

j.

Monique! dijo...

¡Gracias Jesús! por supuesto, por supuesto.

Ahora, llevo como 2 meses "jalándoles" para que me pasen los datos de los nuevos cursos y nahhhhhhhhhhhh

Me he decidido, por fin.

Un abrazo

Monique