miércoles, diciembre 27, 2006

A la hora de cambiarse de trabajo


En estos días tuve que dar un consejo -laboral- muy relacionado con un concepto clave de Economía, el "costo de oportunidad".

Mi amigo mentó mucha madre porque tuvo que trabajar en Noche Buena, mientras todos nosotros comíamos hallaca. La verdad es que lleva tiempo deprimido y "en rendimientos marginales decrecientes", y he aquí lo que le aconsejé...

No es porque lo haya escrito yo, sino porque -de verdad- me parece tan útil, que aquí se los chismeo:

...

¡Flaquito! Tal vez este final de año sea el momento para evaluar fríamente si sigues siendo la misma persona que entró allí, si se mantienen las ganas de estar y de hacer lo que haces y si, tal vez, no se han vuelto demasiado grandes los "what if" de estar haciendo otra cosa...

Y también, por favor, no dejes por fuera el costo de oportunidad de irte-quedarte, ya que en tu caso es altísimo. Pero OJO, en cualquiera de los casos, debes sentirte feliz, para eso estamos...

(...) Voy a ponerte un ejemplo para explicártelo lo mejor que pueda.

Cuando uno tiene un trabajo, le asigna una puntuación, por así decirlo, que es el resultado de poner lo bueno y lo malo en la balanza. Luego, tienes una oportunidad de irte, pero esa oportunidad tiene un costo, que puede ser alto o bajo. Es el costo de tener que dejar lo presente, todo lo bueno que tienes al presente, luego de haber "neteado" en la balanza lo bueno con lo malo. El trabajo nuevo tiene que cubrir y sobrepasar ese "neteo", sino no es buen plan.

Por ejemplo, yo me fui de T... Tenía varias cosas buenas y varias cosas "malas" en mi balanza. Hice el neteo entre lo que pesaba lo bueno y lo malo y me dio, por así decirlo, un coeficiente de... pongamos 35 puntos, a favor de lo bueno.

Entonces, para yo realmente irme, tenían que ofrecerme algo más arrecho que los 35 puntos que "valía" mi trabajo, la oportunidad tenía que ser mejor que ese 35, que implicaba, por supuesto, tanto la parte "dura" a nivel económica, como los beneficios "blandos" a nivel emocional.

En esa balanza tienes que poner incluso el tema de las relaciones... todo, todo lo que estarías perdiendo si te vas, vs. todo lo que estarías ganando, que no va en función de lo futurible, sino en función de la roncha que estás pasando, que se netea con lo otro, ¿ves?.

Mi decisión fue no irme por algo que me ofreciera -por lo menos- un 40% más de lo que me estaban pagando, para que de esa manera no sólo cubriera la parte económica, sino también -a punta de realazos- la antiguedad que estaba perdiendo, el know how, la zona de confort, etc. etc.
Espero haberme sabido explicar y que te pueda servir el consejo.

Ah! esto es Economía -literalmente- aplicada a la vida...

Otro día te puedo explicar cómo aplicar el tema de las decisiones con información incompleta para auto-perdonarse.
¡Un abrazote!


7 comentarios:

Evelyn dijo...

Lo certifico 100%, este consejo de mi amiga es todo un clásico y es muuuuuy real.

Dudu dijo...

me parece interesante la explicacion y de hecho es logica totalmente...pero a veces perdemos oportunidades que de repente no las puedes puntear al principio de la toma de decision si te cambias o no..si no a cuando estas en tu new work...y de repente te suben el sueldo...o tedan aportes e intercambio de nuevas estrategias etc...bueno seria cuestion de que si uno se siente muy fu en un trabajo mejor es no temerle al cambio y echar hacia adelante....gracias por visitar mi blogcito nos estamos leyendo...ok...un placer monique....bien entretenido tu blog...me gusto...bye...cariños

Dudu dijo...

epale.....monique...bueno tengo algunos de mis trabajos en un link que aparece en mi blog que se llama Graficamente Digital By Dudu,te metes alli y veras parte de mis trabajitos...un abrazo.....

Ade dijo...

Monique, ojalá en la vida, en tantas cosas uno pudiera tener la cabeza fria para sacar esas cuentas. Muchas veces he dado vueltas de 180 grados sin pensar ni un instante en nada....
Un beso y te deseo muchas cosas buenas para el 2007
Adela

Brisa Marina dijo...

Excelente aplicación a la teoría Costo de Oportunidad, y realmente es así como debemos ver hacia nuestro horizonte, Monique, recibe un fuerte abrazo y mis mejores deseos para este 2007.

Karina dijo...

Monique... Eres mi super héroe galáctico...

Que belleza de descripción, lo entendí todito.

Tengo que echarte algunos cuenticos sobre unos proyectos que tengo, para que me asesores... Quien te manda a ser una maravilla???

Cariños

Monique! dijo...

Gracias chicas, gracias de verdad por sus aportes.

Ciertamente no todo se puede planificar, y más de una vez la vida nos ha dado vueltas de 180 grados sin tiempo a pensar.

Esa es una de las cosas que he conversado ampliamente con mis amigas, que siempre me regañan por ser tan planificada...

El hecho de querer abarcar todas las variables implica que cuando algo te sale mal el nivel de frustración es impresionante.

Sin embargo, en mi pequeño mundo, el tratar de "modelar" y proyectar es lo que me ha permitido encontrarle sentido a mi existencia e ir avanzando poco a poco... como hormiguita.

Un abrazo a todas de Felíz Año

Monique