domingo, agosto 12, 2007

Como echar a perder tu buena fama corporativa

Tal vez parte de mi silencio haya sido porque sabía que, en el momento en que me dignara a escribir de nuevo, iba a echar fuego por la boca hablando sobre una de mis antiguas empresas empleadoras.

Es una lástima, porque he estado leyendo libros espirituales sobre cómo ser mejor persona, cómo ser más diplomática, prudente, etc., etc., y aparte, cómo hacer para no acumular odios y rencores...

Pero cuando te encuentras con que tu antigua empresa, a la que le diste madrugones, fines de semana, y varios sacrificios para verla mejorar... cuando te das cuenta que todo lo buen gerente que puedas haber sido no les importa mucho a la hora de pagarte en la justa medida cuando te vas...

¡COÑO! ¡QUÉ ARRECHERA TE DA!

Jum, jum, sorry, me cuesta no descargarme. El punto es que me deben mi caja de ahorros, un pasivo raro que le llegó a la tarjeta de crédito y que me descontaron injustamente de la liquidación y... me deben mi laptop...

Esa misma laptop con la que debería estar escribiendo este post hoy...

...y esa misma laptop que hizo que vendiera mi pc... y ahora ando sin chivo y sin mecate... o sea...

Cuando te pasan estas cosas, y llamas y llamas, y no se soluciona nada, es imposible seguir hablando bien de tu empresa previa, por más educada, diplomática o visionaria que seas.

Y aunque son unos realitos no más, y se trata de una laptop medio viejita, igual me da una indignación enorme, porque están jugando con mi tiempo y con mi energía emocional, y porque no me dejan despedirme por completo.

¿Será que nunca les han hablado de que el servicio al cliente interno es el reflejo del servcio al cliente externo?

¿Alguno de ustedes tendrá una idea salvadora de qué puedo hacer para que me paguen mis realitos y me den mi laptop???

QTPD

Monique

10 comentarios:

WebON dijo...

Monique, sucede a menudo. El mundo corporativo solamente te tratará bien cuando eres su empleado de confianza. Cuando ya no eres parte de ellos, simplemente pasas a ser del montón y no mantienen ese respeto que tuvieron cuando eras parte de la empresa.
Estuve en Venezuela trabajando por 8 años en una compañía supuestamente "multinacional" y a ella dediqué exáctamente lo que dices en tu post: los madrugones, fines de semana y muchos sacrificios para aportar más y más. Y luego de renunciar porque recibí una muy buena oferta de trabajo en USA, me hicieron la vida imposible e incluso trataron de desprestigiarme con varios clientes. Lo que ellos nunca entendieron fué que siendo una persona altamente trabajadora y fiel a la empresa, los mismos clientes me comentaban que no creían lo que decían de mí. En fín, ojalá que te puedas desprender por completo y para bien y continues en otro lugar donde puedas desarrollar tu talento y seguir siendo profesional como eres.

Evelyn dijo...

A veces me pongo a reflexionar acerca de todo ese lodo que nos echan las empresas en las que trabajamos cuando nos vamos... cuando comienzo otro trato de colocar las reglas claras (el horario es de 8 horas y de lunes a viernes, por nombrar sólo alguno) pero empiezan a mirarte mal.
Obviamente esto es culpa de nosotros mismos, por no aprender y repetir sin parar los mismos errores.
Uno lee los contratos que firma y se ríe sólo de ver lo que ya sabes que no se cumplirá... pero allí sigue uno... como bolsa y gracias a los otros bolsas seguiremos igual...
Un beso y respire profundo. A ver cuánto pasa en que te entregues de igual manera en la nueva empresa (igual que yo amiga).

Jorge Torres Moreno dijo...

Yo a veces doy en pensar que las empresas hacen eso a propósito y como castigo final antes de verse obligadas a dejarlo partir a uno. Miserables...

Ulises dijo...

Chama, leo tu historia y leo miles de historias de maltratos corporativos a amigos que se graduaron conmigo tanto de la Universidad como del Master. Yo afortunadamente en pleno proceso del Master y habiendo dejado mi trabajo me decidi junto a mi actual socio a montar una empresa, como dijimos con unos whiskicitos encima: Qué es lo peor que nos puede pasar? - Que alguien nos compre algo - Y asi empezamos y hoy dia tenemos nuestro propio negocio, facturamos muy bien y ya vamos por la segunda empresa, tenemos nuestros empleados y trabajamos en un ambiente muy familiar. Tengo panas pegadisimos en la nota corporativa y por lo que leo me parece que tu también andas en eso...zumbate un pelin y deja todo eso y dedica 8 horas de tu dia a trabajar para ti, no conozco a nadie que eso no le de resultado.

Ulises dijo...

Chama, leo tu historia y leo miles de historias de maltratos corporativos a amigos que se graduaron conmigo tanto de la Universidad como del Master. Yo afortunadamente en pleno proceso del Master y habiendo dejado mi trabajo me decidi junto a mi actual socio a montar una empresa, como dijimos con unos whiskicitos encima: Qué es lo peor que nos puede pasar? - Que alguien nos compre algo - Y asi empezamos y hoy dia tenemos nuestro propio negocio, facturamos muy bien y ya vamos por la segunda empresa, tenemos nuestros empleados y trabajamos en un ambiente muy familiar. Tengo panas pegadisimos en la nota corporativa y por lo que leo me parece que tu también andas en eso...zumbate un pelin y deja todo eso y dedica 8 horas de tu dia a trabajar para ti, no conozco a nadie que eso no le de resultado.

Rubén Bolívar Estrada dijo...

Monique, no soy experto en materia laboral, lo que si te puedo decir es que te presentes alla y armes la mama de los berrinches, exije tu laptop y tu plata, si eso no funciona, busca un buen abogado laboral y veras que te toman en serio, recuerda que los casos laborales casi siempre los pierde el patrono.

saludos

Rïzer dijo...

Tu tranquila, que siempre ocurre igual. Te exigen que des lo mejor de ti para poder seguir con ellos. Pero cuando no te necesitan, te dan la patada y si te he visto no me acuerdo.

No te hagas mala sangre. Quedate con la sensacion de que hiciste lo mejor que pudiste y de que tu conciencia esta tranquila.

Que algun dia se volvera en su contra todo lo malo que hacen. Y esperemos poder verlo.

Me alegra tu vuelta. Feliz regreso y a sonreir de nuevo.

Oswaldo Aiffil dijo...

Hola Monique! ¿Que te puedo decir que ya no te hayan dicho en los comments anteriores? Alli tienes todas las respuestas.
Algo que pueda aportar...la tranquilidad espiritual es lo más importante que puedes tener. Si eso significa desprenderte de la vieja laptop y todo eso, pues despréndete y busca nuevos aires. Dios siempre provee, y échale tierra a todo lo malo que quedó atrás, menos a las lecciones aprendidas. Si uno es dedicado con un trabajo, va a realizarlo de la misma manera siempre, y donde quiera que vaya, porque es parte de uno mismo hacerlo de esa manera. Importante es no perder de vista el obtener un beneficio de ello, a veces económico, a veces profesional, a veces como trampolín para acceder a estratos superiores en otros lares, piensa bien y suelta esa lata (laptop vieja)...piensa en ti y en lo que quieres lograr...piensa en grande! Un beso!

La LLama Violeta dijo...

Pues yo te dire...

Hay momentos que al carajo los libros!... llama y forma un peoooo... amenazalos con denunciar publicamente el caso... nada peor q eso para una empresa..

Ojo no importa cual... yyyyy de ellos es de esperarse, no seras ni la primera ni la ultima...es su estilo...reclama tu vaina, porq si no no te daran lo q te deben... solo utilizan... mijita usted sabe q les conozco!

saludos violetas...

Linus Lowell dijo...

La que debería echar por la borda su buena fama corporativa eres tú y mandarlos de una vez pal carajo como se merecen. Al menos escribe cómo sería y verás qué alivio